viernes, 20 de enero de 2006

CHONI EL YONI

Allá por el 96, yo tenía muchas ganas de dibujar y sobre todo de ser publicado.
Tras haber pasado un par de números entre las filas del A LA CALLE, Pelorroto, Javi Gudiña y yo nos habíamos lanzado al proyecto del Sopas de Ajo, pero mi intención era intentar ser publicado en más sitios, así que decidí probar suerte con el TMEO.
Consideré que la mejor forma de encontrar un huequillo en una revista de tan reputada trayectoria era intentarlo enviando tiras que caben en cualquier sitio. Y conocedor de la linea editorial gamberra del TMEO, me inventé a este personaje, CHONI el YONI, yonki, toxicómano, drogodependiente o como lo quieras llamar, cuya su única finalidad en la vida es conseguir pasta para los chutes del día.
Viviendo en Vallekas, argumentos no me iban a faltar.
Tuve suerte y en el TMEO me hicieron un hueco, pero como siempre he sido bastante vago y poco previsor, esperaba a que me enviaran un número para empezar a dibujar para el siguiente y nunca llegaba a tiempo. Así que las tiras de CHONI el YONI fueron apareciendo de manera intermitente durante bastante tiempo.
Un día ROGER, en una carta en la que nos envíaba material para el SOPAS de AJO (él siempre manda a tiempo y cantidad de material) me recriminaba que hiciese chistes de yonquis, que al fin y al cabo eran enfermos, y que bastante tenían con llevar la vida que llevaban y que además había cantidad de gilipollas por el mundo sobre los que hacer chistes.
Yo lo respondí que conocía bastante bien la problemática de los yonquis, que vivía en un barrio donde pocas familias se habían librado de tener algún caso cercano de drogadicción y que mi única intención no erá reirme de los yonquis, sino "desdramatizar lo indesdramatizable".
Roger volvió a escribirme diciendo que no le hiciese caso, que solo quería picarme para ver como reaccionaba y que si podía utilizar lo de "desdramatizar lo indesdramatizable" en sus conversaciones.
Y es que Roger siempre ha sido un tipo genial. Incluso para tocarle los cojones a uno.

Despues de Choni, empecé a enviar historietas de Vallekurros al Tmeo, y allí es donde han pasado la mayor parte de sus aventuras.

Esta de arriba fué la primera tira que envié.

3 comentarios:

Marnofler dijo...

Voy a romper una lanza en favor de Vallekas, yo llevo toda la vida yendo a Vallekas a visitar a una familia amiga y nunca he entendido la mala fama del barrio, no sé, igual es que dentro del propio Vallekas hay un barrio chino al que nunca he ido...
...vivirá por allí Superyoni?

Molina dijo...

La culpa de la mala fama de Vallecas recae en el Excalibur. Garito jevimetals que vive en un un bucle continuo temporal de los ocheintas.
Los rockeros no son buenos!!

javierre dijo...

de todas formas, aunque tenga mala fama, tengo el honor de vivir en un barrio conocido allende las fronteras españolas. Una vez comiendo en un restaurante de las isla de Milos el camarero nos preguntó que de donde éramos y le contestamos (dentro de nuestro barrionalismo) que de Vallekas. Y el tio nos sonrió y empezó a hablarnos del Rayo vallecano.
De todas formas creo que la mala fama no viene de la droga de los ochentas ni los asentamientos de emigrantes de provincias de los sesentas, sino de que el la guerra civil se paró un tren de presos nacionales y se fusiló a casi todos por parte de los habitantes del pueblo.
La abuela de un amigo mío era la que los guiaba.