viernes, 31 de marzo de 2006

LOS VALLEKURROS Y EL CAMPITO


Me encanta la primavera. Casi lo mismo que el verano, el otoño o el invierno. Cada cual en su justa medida.
La primavera invita a salir de casa, a echar nuestro cuerpo a la calle, a quitarnos la ropa y a saludar al vecino (sin ropa). Y tambien invita a salir al campito a dar paseitos mientras las moscas campestres intentan metersenos en los ojos, el polen nos hace estornudar y caemos en la cuenta que las zapatillas que nos habiamos comprado para la ocasión nos hacen rozadura.
Antes era mucho más facil salir de Acampada, cuando te permitían hacer acampada libre haya donde cayeras. Ahora está prohibido y si te pillan te cae un multón aplicándote la ley de protección de incendios. No deja de ser curioso que te multen los mismos que recalifican terrenos a diestro y siniestro. Los que especulan con el campo, los que hacen urbanizables los montes quemados en vez de portegerlos invitando así a la piromanía especulativa. Los que arrasan lo que sea con tal de hacer una carretera para que podemos ir a 160km/h. Esos son los que te multan si se te ocurre plantar tu tienda fuera de un Camping.

Esta historieta que os pongo aquí le ha hecho siempre mucha gracia a mi amigo Iñaki. Quizá porque se ve reflejado en ella. ¿y vosotros?

1 comentario:

cayetanosdondestás dijo...

A mí también me hace mucha gracia. Hay por ahí más vallecurros de lo que pensamos.